Videojuegos | Anime | Rol | Arte y Mas


No estás conectado. Conéctate o registrate

|Soul Academy| » Academy Skills » Historias/ FanFics » [ACTUALIZADO][Steampunk-PostApocalipsis]The Last Violinist[Historia Propia][CAPITULOS 3 Y 4]

[ACTUALIZADO][Steampunk-PostApocalipsis]The Last Violinist[Historia Propia][CAPITULOS 3 Y 4]

Ir abajo  Mensaje [Página 1 de 1.]

Actualizaré 1 vez a la semana o dependiendo de cuanto tiempo tenga Internet e.e
Editaré este primer post para ello n.n
Os dejo el prologo y el cap 1 aquí.

Anuncio que es una historia ambientada a un futuro que ha pasado por una 3era guerra mundial y el mundo se ha reiniciado, ahora es una era post apocalíptica bajo dictadura perpetua... luego sabrán más.

Prologo:
"¿Qué pasaría si de pronto despiertas en una época completamente distinta a la que recuerdas?
No tienes nombre, ni apellido. No sabes ni tu edad, ni el año en el cual estás.

Esta es la historia del último violinista. Un prodigioso joven que a sus 16 años ofrecía su más memorable concierto, en un coliseo rodeado de una orquesta, con un público que aplaudía sus piezas. Pero, en la última sinfonía toda su vida cambiaría. 

Una detonación precede al caos que se avecina al espectáculo musical. Él falla una nota por primera vez cuando observa aterrado las lámparas de araña del techo desprenderse y caer a cueste de la gravedad. No existe un botón de reinicio para esto. Se ha declarado la 3era guerra mundial y bombardean el coliseo. 


El humo hediondo a pólvora inunda el lugar. Solo se oyen gritos y destrozos. Detonaciones y explosiones. Al virtuoso músico lo escoltan varios hombres fornidos... una explosión los alcanza. Y la oscuridad le sumerge en el olvido. Viendo por última vez este caos... una masacre"

Capitulo 1:
Año 457
Mes 5. Día 14.
27°
08:24am

Los inofensivos rayos del sol iluminan esta mañana. En un mundo completamente cambiado, regido por un tirano que ha prohibido todo ruido que no sea palabra de humano o disparo de arma. El sonido ha sido vetado de esta sociedad. Los pocos humanos que sobrevivieron a la 3era guerra mundial ya no existen pero se ha reproducido poblando 1/3 de la tierra. Hoy, nadie celebra, ni habla por las calles. 

Patrullaje a toda hora, y revisión de abastecimientos cada día. La humanidad vive oprimida. Los instrumentos musicales han sido destruidos, y a los músicos les han mutilado las extremidades antes de asesinarlos delante de los simples humanos presos de este régimen. Hace 200 años fue asesinado el último instrumentista de viento, quien en su lecho de muerte se oponía a ser silenciado. Los pocos que negaron la música para vivir, se les fue quitado la parte del cuerpo con la cual tocaron alguna vez. Cuerdas y perdieron manos, percusión y perdieron extremidades, viento y perdieron su lengua y cuerdas vocales. Nadie se atreve a levantarse en contra de este régimen y liberar a la humanidad de la opresión.

Tierras desoladas del oriente
Un llano plano y desprovisto de vegetación, con una especie de bunker por la estructura que sobre sale de la superficie. En la base subterránea, en la última habitación se encuentra dormido sobre una cama sencilla a un joven de cabellos negros y notablemente largos. La atmósfera de la habitación le ha conservado la juventud a su cuerpo. No ha envejecido ni un segundo desde ese trágico día. Sin zapatos en sus pies, el calzado está ubicado en el suelo. Su camisa manga larga blanca de botones, sin corbata. Y su único recuerdo tangible. Un estuche negro con adornos dorados. Con su nombre inscrito en la parte posterior de este.

Un temporizador en la puerta llega al 0 de su cuenta y se escucha como si se descomprimiera presión de un envase sellado al vacío. El joven arruga el entrecejo volteándose por primera vez en las sabanas, estrujándose los ojos como quien se despierta de una siesta. Bosteza y se acomoda sentándose en el mullido colchón. Lentamente abre sus parpados descubriendo sus penetrantes ojos azules. Inspecciona con su vista la habitación en la cual se encuentra, y bosteza cubriéndose la boca con la mano.

-¿Dónde estoy?- Balbucea y pone los pies en calcetas sobre el suelo. Ve los zapatos y se los ajusta adecuadamente -¿Mamá? ¿Papá?- Se pone de pie recorriendo la habitación que se asemeja perfectamente a su alcoba aunque, él no recuerda que sucedió.

Voltea instintivamente a la izquierda y sobre una mesa de madera tallada, hay un estuche negro con adornos dorados en relieve. Se aproxima en silencio al objeto y lo palpa tímidamente. No recuerda que es y arbitrariamente abre los broches de seguridad. Levanta la tapa y lo que observa dentro lo desconcierta.

-Es... madera. Solo madera- Ahora es un neófito de su propio don.

Decepcionado baja la tapa y asegura el estuche de nuevo antes de darle vuelta. En el lado posterior se encuentra un nombre grabado en una caligrafía envidiable. 

-Caín... Idestia- Confundido lo devuelve a su posición original y se aproxima a la puerta detallándola con su mano hasta que sus dedos se tropiezan con un trozo de papel, se inclina para verlo mejor –No salgas sin el estuche de la mesa- Es un mensaje simple.

Voltea hacia el estuche y se le acerca sujetándolo por las asas de morral, se lo coloca cual bolsa viajera en la espalda pero su cabello interfiere y lo deja sobre la mesa de nuevo. Comienza a revisar la habitación buscando algo con lo cual sujetar su ahora larga cabellera que le roza la cintura. Acomoda sus hebras sobre su hombro izquierdo y comienza a trenzarlo para mantenerlo sujeto con firmeza sin cesar su búsqueda. Pero es infructuosa. 

Ya terminada la trenza se coloca el cabello en la boca para mantenerlo sujeto con sus dientes mientras rasga una de sus mangas consiguiendo una tira de tela lo suficientemente larga para servirle de cinta. Sin dudarlo saca el pelo de su boca y lo aprieta firmemente con la tela dejándolo sobre su hombro. Regresa al estuche y se lo pone cual mochila teniendo cuidado de no templar su cabello.

Observa la puerta de nuevo y se aproxima a esta, sujeta el pomo y lo gira. Recuerda como abrir una puerta. La hala para abrirla y da un paso al exterior, tan pronto observa el desolado corredor de tonos grisáceos su esperanza de solo haberse quedado dormido y soñado la explosión, desaparece. Suelta el pomo deslizando los dedos y dando otro paso afuera. Observa todo con detenimiento mientras avanza pausadamente.


-¿Dónde estoy?- Se pregunta en voz alta cual pensamiento -¿Qué sucedió?- Continua avanzando sin detenerse en ningún momento, con la esperanza de conseguir una salida y ver algo o alguien conocido fuera de este misterioso lugar, aunque no recuerde ni siquiera su nombre o lo que fue antes de aquel fatídico día que piensa que ha sido una pesadilla.

Ciudades Internas de las Murallas.
26°
9:17am
Abasto de cultivo orgánico.
Sótano.

Allí se encuentra un muchacho que camina en búsqueda de algo. Estando descalzo se pasea sobre la superficie de tierra, viendo cajas de madera apiladas con verduras, legumbres y otros cultivos de la tierra. Parece concentrado en su labor, no dice nada.

-Arthur ¿ya terminaste?- Una voz parece llamarle a sus espaldas y él se voltea viéndola.
-Aún no- Hace el gesto de hablar pero no se oye ni un sonido. ¿Por qué?

Se los aclararé, Arthur fue un virtuoso oboísta que asombraba al mundo desde ser muy niño pero todo cambió cuando la masacre del arte empezó. Arthur fue puesto a los pies del dictador y se le dio a escoger entre la muerte o, renunciar al arte y perder partes de su cuerpo. Bueno, está con vida así que ya han de saber que escogió. Por vivir perdió sus brazos, su lengua y sus cuerdas vocales. Y desangrándose lo arrojaron a la calle para que muriera como una bestia pero una persona de corazón compasivo lo recogió, lo cuidó y 7 años después le sirve como ayudante en su negocio.


-Arthur ¿Estás bien?- Le pregunta la misma persona acercándosele.
-Eso creo, Bella- Vuelve a responder con gestos de palabras y la persona lee sus labios.
-¿Porqué?- Pregunta otra vez viendo sus ojos.
-Presiento algo- Se sienta sobre unas cajas de madera vacías.
-¿Ese sueño de nuevo?- Indaga viendo ahora la huerta subterránea, mantenida con luz solar artificial.
-Esta vez vi su rostro- Confiesa viendo a la joven sentada a su lado –Vi sus ojos, y su don. Vendrá aquí, lo sé- Asegura acentuando los gestos que definen sus palabras mudas.
-Arthur, si lo ven de seguro lo llevarán ante ese tirano- Susurra solo para él –Le podrán la misma decisión que a ti, y si eso pasa todo se habrá acabado. Tenemos que interceptarlo cuanto antes- Se pone de pie para irse pero Arthur se baja de las cajas y se la rodea frenándole el paso interponiéndose en su camino.


–Vendrá hasta aquí. Lo vi venir aquí- Asegura y ella desiste de su idea.
-Espero no estés equivocado, sino estamos perdidos- Lo abraza pero él no puede corresponder, y solo recuesta su cabeza de su hombro.


¿Quién viene? ¿En quién depositan sus esperanzas este par de resistentes al régimen? ¿Quién liberará a la humanidad de la dictadura que se les fue impuesta desde ese día donde la 3era guerra mundial se declaró? ¿Lo conseguirán interceptar antes de que las patrullas designadas a custodio de la ciudad lo encuentren primero que ellos? ¿Podrá Arthur ver a la humanidad siendo liberada de la opresión... o se quedará como un soñador como sus padres? 



Última edición por MayCastelar el Miér Sep 21, 2016 8:07 am, editado 5 veces

Ver perfil de usuario http://keyla1996.deviantart.com/

Kuronekotaimu

avatar
Soul Magic!
Soul Magic!
realmente misterioso (~*-*)~



Mi pokemon no quiere salir 7w7

La firma mas larga, estupida y sensual de S.A 7w7
Estupida y sensual letra

I have chronic depression and i wanna kms everyday :^)
Ver perfil de usuario http://kuronekotaimu.deviantart.com

Neudy

avatar
Líder-Kun
Líder-Kun
Ehh esta muy bien el primer planteamiento, me dejo con ganas de saber lo que pasara! No lo haces nada mal^^ espero continuación haha.

Saludos.



Link by Green-Spade
Voten en el Concurso "A Dark Smile" o Usare mi Espadita!
Dale Click y sera tu Amigou!
Joker a sido Puesto en la Guardería xD
Ver perfil de usuario http://newsoul.foromocion.com
Oh gracias nwn
Me alegra que les haya interesado la historia n.n
Espero mientras se vaya desarrollando los continúe atrapando -w-
Gracias por darse un tiempo y leer -u-
Como dije, actualizaré 1 vez a la semana, dependiendo de que tan buena sea mi conexión u.u

Ver perfil de usuario http://keyla1996.deviantart.com/

Yeezy Snow

avatar
Soul Magic!
Soul Magic!
Suena interesante, me recuerda al suceso ese de francia... Y a la película del pianista un poco por su trama jeje, espero la continúes amiga!




Bueno como el huevo de pokémon ya creció dejo a estos tipos aquí en mi firma, para no dejar este espació vació

Ver perfil de usuario
Oh gracias, me alegra oír eso nwn
Por supuesto que la continuaré n.n

Ver perfil de usuario http://keyla1996.deviantart.com/
Bien, aquí está el segundo capitulo nwn
Disfrútenlo -w-


Capitulo 2: Arthur:

25°

2da sección subterránea del Abasto de Cultivos Orgánicos
11:55am


Arthur camina por su habitación levantando una prenda a la vez con los dedos de sus pies y dejándolas sobre la cama. Parece estar buscando algo por la manera en la cual inspecciona el suelo despejado. Se agacha e inclina su torso dejando su rostro reposar de lado sobre el piso, para ver mejor debajo de la cama y allí lo ve. Es brillante y plateado. Se endereza y se sienta en el suelo para poder alcanzarlo con su pie, lo consigue y va de retroceso hasta sacarlo de debajo de la cama. A simple vista es un pedazo de metal con una forma singular, pero para él es lo último que ha quedado de su instrumento.


Lo ve entre sus piernas, sin brillo e incapaz de ser algo valioso para el mundo pero para él vale todo. Es inevitable contener las lágrimas. Aún sufre aquel día como si lo reviviera todos los días de su vida.


23°
16:33
Abasto de Cultivos Orgánicos
Área de ventas al público


Arthur está sentado detrás del mostrador viendo el cristal de la puerta que da al exterior, desde ese día nadie ha sabido algo de él. Todos en esta ciudad lo cree una víctima más. El muchacho observa nostálgico el mundo exterior, incapaz de poder salir, de mostrarse como un sobreviviente al régimen... y no un recuerdo del pasado.


-¿Estás bien?- Le pregunta la misma joven acercándose al umbral que da al interior del negocio, con las manos en el marco de madera y viéndole tiernamente.
-...- Él voltea a verla y su mirada es la que responde.
-...- La joven suspira y se le acerca colocándose detrás de él, y rodeándole con sus brazos apoyados en sus hombros, posando suavemente su mentón en su cabello carbón –No te preocupes ¿si?- Pronuncia y suspira –Lo encontraremos pronto- Añade sonriendo y viendo el exterior.


Algo sucede afuera, los guardias designados al patrullaje diario parecen estar reprimiendo a las masas otra vez. Se aprecian nítidamente las detonaciones y los disparos en la calle. Las pupilas de Arthur han quedado absortas en la abominable imagen que se crea afuera del negocio. La joven se aparta del muchacho y apresurada acciona las palancas de la pared debajo del mostrador, de inmediato descienden laminas de acero que aseguran el interior de la tienda orgánica.


-Ven Arthur, hay que escondernos- Sin esperar una respuesta fingida de palabras lo sujeta del arnés con tirantes para halarlo de la silla, y por inercia él vuelve a la realidad.


La muchacha continúa con su mano aferrada al cinto de cuero que rodea la línea de su diafragma mientras desciende una escalera escondida detrás de la pared siguiente al pasillo detrás del mostrador. Ambos muchachos descienden rápidamente, con la presión sanguínea a punto de producirles un infarto. Los nervios descontrolados... y pensando lo peor.


Finalmente en el refugio ella le suelta y dando un par de pasos recarga su espalda de la pared jadeando con la vista en el suelo. Lentamente se deja caer sentada al suelo. Y al parpadear un par de amargas lágrimas recorren sus pálidas mejillas.


-No lo soporto. No quiero seguir viviendo esto- Balbucea secando sus lagrimas y cuando alza la mirada el muchacho se sienta frente a ella viéndola con ojos cristalinos.
-Yo tampoco- Lee sus labios –Si pudiera, yo mismo te daría el mundo libre que tanto ansías. Pero no puedo- No puede verla ya y aprieta los dientes para evitar llorar en frente de ella.
-Arthur, por esto no quiero que nadie sepa que sigues vivo. Vendrán por ti, y no lo permitiré- Lo abraza inmediatamente, aferrándolo a su cuerpo.


Enredando los dedos izquierdos en sus hebras carbonadas y sus derechos en el tejido suave de su prenda superior. No hay más palabras que se puedan decir. Las detonaciones en la superficie no cesan. La dueña del negocio apenas ha llegado al refugio y al ver a los jóvenes huérfanos bajo su cuidado estar abrazados en esta precaria vida, se recarga de la pared sellando la puerta con los códigos de seguridad.




Tierras desoladas del oriente
El joven amnésico ya ha salido de la cámara subterránea en la cual se encontraba. Luego de horas de ascenso en una especie de caja metálica, o así está pensando que es. Por primera vez en 457 años observa el sol de un atardecer próximo y entrecierra los párpados, producto de la luz solar incandescente y carmesí. Avanza por el inhóspito terreno desértico y polvoriento. Desabrochando cada vez más su camisa de botones. El calor de la caminata le agobia. Llevando en su espalda el estuche que aunque liviano es, le incomoda en la marcha.


Sin detener sus pasos comienza a observar una estructura majestuosa en el horizonte y a medida que se aproxima sus expectativas de hallar un “algo” conocido aumentan. La temperatura del ambiente provoca la sudoración de su piel, y el constante jadeo a causa del agotamiento. Ha caminado durante demasiado tiempo y se mantiene consciente tras haber despertado de una habitación que le mantuvo congelado sin hielo durante cientos de años.


Su resistencia física antes de la 3era guerra mundial le está sirviendo en este momento donde atraviesa un enorme desierto de superficie áspera, careciente de vegetación o fauna. Cada paso más cerca de una señal de civilización en medio de este árido clima desprovisto de vida.


Murallas que parecen de concreto a la vista lejana, con acero en la línea superior que delimita el fin de la estructura. La brisa azota su cuerpo, él cierra los párpados para evitar que el polvo ingrese a sus ojos y le dificulte la visión. Y detiene su marcha esperando que la ventisca polvosa cese para continuar con su objetivo de hallar al propietario del misterioso estuche que carga en su espalda.

22°
Refugio Subterráneo del Abasto de Cultivos Orgánicos
17:14



La joven ha recostado su cabeza en el regazo del muchacho, esperando pacientemente que los disturbios en la superficie cesen de una vez por todas. Aunque parece que no acabarán jamás. Suspira agotada de esta realidad. Arthur se limita a observarla simplemente, evitando mover sus piernas para no incomodarla.


Recargado de su espalda a la pared cierra los párpados tratando de recordar cómo era todo antes de ese día. Intentando armar el rompecabezas de recuerdos que se amontona en su cerebro cada día. Y piensa, en un niño de cabello azabache con una preciosa reliquia en sus manos. Observándose en un espejo con adornos áureos alrededor, cual enredadera de higueras en viñedos. Ese infante coloca el extremo estrecho en sus labios dejando el extremo acampanado hacia abajo, ubicando sus dígitos sobre cada agujero. Inhalando con su boca aire y... la joven en su regazo le sacude el hombro arrancándolo de este recuerdo que se oscurece, como sus esperanzas de un mundo libre.


-Arthur, es tarde ya. Te has quedado dormido, de nuevo- Pronuncia detallando su nostálgica mirada.
-...- El muchacho busca con la vista el marcador de tiempo en la pared paralela y ve los dígitos 17:35.


Suspira, se coloca de pie sin necesidad de ayuda, y como si ella no está aquí se decide por salir del refugio con un rumbo incierto para la joven que se incorpora colocándose de pie. Se abraza a sí misma. Las bajas temperaturas provocan escalofríos y estar bajo los 20° cada noche es atormentante.


-Arthur ¿Qué sucede contigo?- Se pregunta a si misma cuando él atraviesa el umbral pero voltea a verla por un segundo apenas.

Ver perfil de usuario http://keyla1996.deviantart.com/

Kuronekotaimu

avatar
Soul Magic!
Soul Magic!
ahora a esperar una semana mas para el proximo capitulo Smile

PD: El paisaje me lo imagino asi como Metro todo asi desertico y caotico



Mi pokemon no quiere salir 7w7

La firma mas larga, estupida y sensual de S.A 7w7
Estupida y sensual letra

I have chronic depression and i wanna kms everyday :^)
Ver perfil de usuario http://kuronekotaimu.deviantart.com
Exacto, sin vida, sin absolutamente nada... y el tono sepia :v
Seh, una semana de espera e.e

Ver perfil de usuario http://keyla1996.deviantart.com/
Hello, aquí os dejo el capitulo 3 y 4... disfrutad n.n
Y disculpad el doble post u.u
Espero les gusten... y no olviden comentar, su opinión es importante para mi ;u;

Capitulo 3:

León Mudo

20°
20:33
Abasto de Cultivos Orgánicos
Área de ventas al público


La puerta se abre y la campana sobre esta anuncia la llegada de alguien. Un sujeto alto de complexión delgada, pálida piel que contrasta con su natural tono azabache de cabello. Llevando en su rostro una máscara metálica que se asemeja al hocico de un león. Totalmente de bronce. Y cubriéndole desde el tabique y más bajo del mentón. Vistiendo un suéter de mangas largas y cuello alto con una capucha, un pantalón sencillo y de calzado botas con varios cinturones. Todo su atuendo es negro, con adornos de engranajes y tuercas en bronce.

Como ya es costumbre para él frecuentar este negocio, simplemente se aproxima al mostrador y da dos suaves golpes sobre la campanilla. Inquieto tamborilea los dedos sobre la madera de la superficie donde reposa sus antebrazos. Del umbral que conduce al lado posterior de la tienda se precisa la figura de la joven quien al ver al sujeto sonríe ampliamente.

-Isaías ¿Qué te trae por aquí?- Es lo primero que articula viéndole.
-Lo de siempre. Póquer- Responde en lenguaje de señas acentuando gestos con su mirada quitándose la capucha de la cabeza.
-Lo suponía- Ladea la cabeza –Ya estamos cerrando, si quieres pasas la noche aquí- Dice activando varios interruptores bajo el mostrador.
-De acuerdo- Contesta vagamente con señas viendo el lugar.

19°
2da sección subterránea del Abasto de Cultivos Orgánicos
20:55


El muchacho que atiende al nombre de Isaías está sentado en el suelo de frente al silencioso Arthur, revolviendo un mazo de cartas de póquer O lo que han podido mantener escondido de las autoridades. Isaías acomoda con su izquierda su flequillo para que no le estorbe la visión. El muchacho con los lentes de aviador en su frente ladea la cabeza en dirección a la muchacha que simplemente está tumbada en la cama del mencionado.

-Chicos ¿no se aburren del póquer?- Les pregunta estando de cabeza en la cama.
-No- Isaías tambalea su índice lateralmente cerrando los párpados sutilmente al ejecutar el gesto.
-...- Arthur suspira y sacude su cabeza para revolver sus hebras carbón.
-Porque yo me aburro solo de verlos barajar- Sopla su frente viéndoles.
-...- Isaías ignora su comentario y suspira. La acción se escucha como un sordo escape de aire debido a la máscara de bronce que cubre parcialmente su rostro.

Culminado ya el barajeo, reparte las cartas correspondientes a una partida de póquer entre dos personas. Alternando la repartición entre las barajas de su compañero y las de él. Realiza la repartición calmadamente, sin una pizca de ajetreo. Coloca el mazo con las caras hacia abajo a un lado de su área de juego. Gesticula con su derecha una seña de apertura al muchacho del accesorio de aviador. Este entiende su gesto y como es una costumbre ya, da un vistazo discreto a las cartas que le han tocado levantándolas sutilmente con los dedos de sus pies. Ambos jóvenes carecientes de habla, la comunicación se resume a gestos y ademanes con las manos, los pies o expresiones faciales.

17°
3er Sótano
23:47


El gótico se pasea descalzo en la alcoba que le designan cada día que viene de visita a este tan particular abastecimiento. Estando en plena privacidad, sin nadie que le acompañe más que su mazo de cartas. A puertas cerradas y aseguradas. Intimo consigo mismo se dispone a desvestirse antes de pensar en una noche de sueño sin insomnio. Empieza por deshacerse de su suéter de capucha levantando el borde que cae más bajo de sus caderas, a medida que asciende va zafándose de la prenda por completo hasta que finalmente el último borde roza estrechamente su rostro. Deja la prenda sobre el mullido colchón. Se sienta en este hundiéndose por la blandura de la superficie.

Prosigue en su labor, siguiendo con su calzado y suspira ligeramente hastiado de su tarea. Se inclina acercando ambas manos a la bota izquierda soltando las correas y desabrochando los broches, con esto hecho desliza su pie encalcetado en ascenso y coloca el calzado a un lado de las sabanas que caen de la cama. Seguidamente se deshace de su par dejándola junto a la primera. Estira los brazos hacia arriba, liberando estrés acumulado en su espalda.

Desabrocha el único botón de su pantalón para subirse por completo al blando colchón. Girándose extiende su brazo para alcanzar el interruptor y descenderlo con el fin de desactivar la iluminación artificial de la habitación. Una vez la alcoba queda sumergida a tinieblas él se tumba de espalda a las sabanas.

Observa el oscuro firmamento y suspira cerrando lentamente los párpados. Ubica sus manos a la altura de sus oídos percibiendo con el tacto las correas que mantienen sujeta la máscara felina a su rostro. Emprende su tarea de desabrochar las hebillas y correas, deslizándolas fuera de sus hebras oscuras cual noche aterradora. Con notable serenidad sostiene el objeto forjado con firmeza para levantarla y liberar su rostro de este. La nula iluminación provee el ambiente propicio para descubrir totalmente su rostro, el cual nadie ha visto desde hace 13 años. Desde ese fatídico día donde su mundo dio un giro drástico.

Ahí, acostado observa a la oscuridad. Se desliza debajo de las sabanas escondiéndose completamente. Acurrucándose a la vez que abraza la máscara a su pecho, como si fuera un infante aferrándose a su peluche afelpado.

Como cada caída del día, la misma voz vuelve a él. Resonando en cada minúsculo rincón de la habitación. Escabulléndosele en cada mínimo tramo de su ser. No se atreve a abrir los párpados, cual niño aterrado por sus pesadillas. Se acurruca más, cual minino en búsqueda de calor. Igual que cada noche desde aquel día.

Capitulo 4:

La espada melancólica

20°
500mt de profundidad.
Norte de la Ciudad Central (Asg)
Negocios Clandestinos.
Casino 037


Un ambiente funesto y nauseabundo inunda la atmósfera de este precario local. Frecuentado por apostadores obsesionados con el juego, depredadores sexuales de la croupier. Almas en pena que no encuentran paz si no es derrochando el salario en una mesa de este lúgubre casino.

Sentada en la barra de bebidas de alto grado alcohólico se encuentra una diosa tallada por escultores griegos. Ataviada en un corsette negro con mínimos detalles blancos, pliegues de fina seda se deslizan bajo la prenda armando una falda de pliegues hasta sus rodillas. Panty medias de seda que cubren sus piernas, botas de cuero negro con una característica espada de póquer estampada en un costado del calzado. Seda egipcia blanca de la más alta calidad confeccionada en una sencilla camisa que apenas cubre su busto y parte mínima de sus brazos, dejando los hombros descubiertos. Un listón gótico trenza un lazo en la línea del esternón cerrando la apertura de su camisa.

Su cabello azabache cual carbón, sus ojos como el ópalo. Sus labios sutiles e inocentes, el superior teñido de negro. Un broche de espada de lado izquierdo al flequillo recto, una espada dibujada bajo su ojo derecho. Un diamante oscuro tatuado en su hombro derecho, el izquierdo trazado con una espada.

La misteriosa doncella observa a un grupo de principiantes en su mesa, discutiendo por quien será el croupier de esta ronda. Chasquea la lengua y se desliza plantando los pies en el suelo de madera. Saborea sus labios disimuladamente mientras se dispone a acercárseles. Su figura capta toda mirada, sus curvas envidiadas por todas. Su cuerpo deseado por todo varón que le vea, o alguna femenina.

El joven encargado de las bebidas suprime una pequeña risa. Ya predice lo que podría suceder. La pelinegra de sensual caminar se voltea y le guiña el ojo al muchacho como si tuviera la absoluta confianza del mundo.

-Ella es todo un enigma ¿verdad?- Curiosea un cliente al bar tender.
-No, ella es una espada melancólica- Dice sin apartar su vista de su figura bajo la opaca luz del sitio –Si, definitivamente es una espada melancólica- Asegura limpiando una copa de whisky.

Flashback
Sur.
8:12
28°
Valle Oris


Una niña recorre con pies descalzos tambaleantes el corto césped que cubre la faz del valle primaveral. Árboles frondosos de pétalos rosados que son arrancados con la brisa. Se voltea sonriéndole a su compañero de juegos.

-¿A las escondidas? Samuel- Ladea la cabeza y su cabello recogido, con un gorro tejido que lo oculta perfectamente.
-¿Esconderte de mí?- Pregunta con sus dedos entre hojas verdes y alargadas.
-Obvio tontito- Esconde sus manos tras su espalda dando pasos tambaleantes en retroceso.
-Entonces ve a esconderte- Sonríe pícaro para ella dándole la espalda y contando en voz alta desde 50 a 0.

La jovencita sonriente da vuelta y corre a esconderse en alguna de las cuevas, detrás de escombros o subirse a un árbol. Oculta, en las sombras de una gruta abandonada, con una vista panorámica del valle en su espesura. Sonriendo traviesa pero... ve algo, que la horroriza. La guardia real se aproxima patrullando a estas tierras clandestinas. Sus latidos se precipitan, sus pupilas buscan a Samuel. No, lo han capturado.

Su cuerpo actúa por sí solo, corre desesperada a intentar ayudarlo pero sus pies se frenan al enfocar su mirada en él. El tirano con la apariencia vampírica que todos temen, piel pálida cual porcelana, cabello azabache como la noche misma. Iris helados de carbón. Sus facciones no develan señal alguna de vida. Él, desciende escalones de su carruaje personal en completa serenidad observando a Samuel retenido por sus lacayos.

La niña está paralizada observando a varios metros la situación. A su precoz mente reverberan recuerdos de los torturados. De las muertes exhibidas. Del dolor. La orfandad. La agonía de la soledad que les asfixia.

Un disparo... sus rodillas flaquean y cae postrada al césped. Presenciando horrorizada el homicidio. El cuerpo impactado por una bala cae a tierra. Las aves emigran velozmente al oír la detonación. Carcajadas y comentarios ácidos de los sucios labios del dictador se aprecian al ejecutar una muerte más. Inhala serenándose, devolviéndose a una expresión indescifrable y ordena a sus escoltas una retirada. Dejando una víctima más yacer en tierra.

Lágrimas resbalan en las mejillas enrojecidas de impotencia de la pequeña. No poder hacer nada es lo que la tortura. Carecer de coraje la enferma de culpa.
Flashback

Ciudad Central (Asg). Sur.
19.5°
14:00


Los cálidos rayos del sol de esta tarde otoñal se escurren entre las persianas artesanales de la ventana que da claridad a su recamara. Su cuerpo carece de prendas, más que un delicado manto oscuro que cubre sutilmente su intimidad desde sus caderas a sus rodillas. Las hebras lacias y desaliñadas de su cabello desparramadas en la almohada donde reposa su cabeza. Sus párpados cerrados, sus pálidos labios sellados. Sus lastimados dedos aprietan suavemente la sabana bajo su cuerpo desnudo. Un suspiro delicado escapa de entre sus labios. Se ladea y el manto se desliza hasta su regazo al sentarse. Enreda sus dedos entre las hebras de su cabello. Suspira una vez más apretando sus párpados. El sol se escurre entre las sabanas a su espalda.

-Otro día más de oscuridad- Susurra para sí poniéndose de pie de párpados cerrados.

La manta cae a cueste de la gravedad dejando expuesto su sexo pero, no le avergüenza, en esta habitación solo se encuentra él, y nadie más. Avanza seis pasos contados y extiende su mano izquierda hasta una prenda de cuero y vidrio. La palpa en ambas manos ubicando las correas para luego colocarse estos anteojos de aviador de vidrios oscuros. Libera los mechones que se han quedado entre los cintos y su piel. Da un paso a la derecha ubicando con su mano la puerta de un sencillo armario, desliza esta e introduce su extremidad para palpar las prendas. Por inercia ubica una prenda intima y como es costumbre se atavía con esta, seguidamente un pantalón sencillo de tejido oscuro, una prenda superior de mangas hasta los codos y recogidas un tanto apenas. Hurga en el bolsillo izquierdo sacando una goma y sujeta su cabello en una coleta baja. Da tres pasos a la derecha luego de haber cerrado el armario, y ubica el calzado de cuero. Desliza sus pies después de colocarse calcetas que también están junto al calzado. Botines un poco más altos de los tobillos con hebillas metálicas. Se endereza y redirecciona sus pasos de regreso a la cama, se sienta y suspira de nuevo.

-En 3... 2... 1- Cuenta regresivamente –Ahora- Articula y alguien da dos suaves golpes en la madera de la puerta.
-¿Listo?- Es una voz dulce y maternal.
-Por supuesto, puedes pasar- Responde en su posición.

La puerta se abre lentamente dejando apreciar una figura femenina pasada de años. Llevando en sus manos un tazón con un alimento de dudoso proceder. Espeso, ligeramente blando, al parecer dulce por la canela espolvoreada. Con una cuchara de aluminio.

-Extiende tus manos- Da las instrucciones ella.
-¿Así?- Pregunta obedeciendo.

Ciertamente no es capaz de ver, de otra manera no existiría razón por la cual deba de seguir instrucciones matemáticas hasta en la más insignificante tarea de su diario vivir.

-Perfecto. Ten cuidado, está recién hecha- Sonríe colocando el tazón en sus manos lastimadas y vendadas.
-Gracias- Le sonríe inocentemente sujetando el tazón y acercándolo levemente a él, desliza el índice en el borde del envase hasta topar su dedo con la cuchara y se ríe, prueba la primera cucharada y la expresión satisfecha de su rostro es un buen indicio.
-Caleb ¿Has estado demasiado tiempo en... ya sabes?- Evita mencionar palabra alguna que lo ponga en peligro, de nuevo.
-Así es... ¿Cómo lo supiste?- Pregunta introduciendo la cuchara en su boca de nuevo.
-Tus manos. Tienes ampollas sobre tus ampollas, estás sangrando demasiado últimamente y las mantienes vendadas todo el tiempo- Le dice colocando la mano en su hombro –Me preocupa que te absorba tanto esto- No, se preocupa por su vida.
-No me pasará nada- Voltea en un gesto de los que si pueden ver, podría verla dulcemente y apaciguar sus temores pero no puede verle, por ahora –Confía en mí- Vuelve a sonreír –Todo estará bien, siempre y cuando solo la oscuridad lo sepa- Suspira y regresa su cabeza a su posición anterior para continuar comiendo lo que parece ser avena.

Murallas de la Ciudad Central (Asg)
Oriente
22°
14:24


El amnésico joven de cabellos negros transita a través del límite amurallado de la única ciudad. Sus pupilas enfocan un agujero en la fortificación y sin pensarlo ni una vez sus pies avanzan apresurados por entrar, su esperanza es encontrar civilización, al propietario o propietaria del estuche que lleva a cuestes, alguien que pueda responder sus preguntas acerca de esta dimensión que desconoce completamente. Su cuerpo atraviesa este túnel a una civilización de aspecto medieval, con características idas al modernismo y en partes casi como recordaba.

La realidad lo abofetea ferozmente, dejándole sin saber en donde se encuentra pero antes de lidiar con ello, se dispone a caminar por una de las calles con transeúntes que le observan curiosos. Él se cubre con una bufanda amplia, parece que llevará una prenda arabina. La brisa aun polvosa azota los cuerpos de estas almas errantes que parecen ser los pobladores.

Terror de preguntarles el nombre de esta desconocida localidad comienza a fundirse en sus huesos, solo desea ver un rostro conocido, si es que en su memoria podría existir algún recuerdo. Lo único que mantiene es la explosión de su último día, ese fatídico momento donde su mundo se desmoronó a su alrededor.

Ahora, expuesto a una tiranía que desconoce. A un régimen que no debe saber que él aún vive. Llevando en su espalda un estuche que si es reconocido será ejecutado como un vil abusador de menores en el centro de esta ciudad. Exhibido como un conejo deshuesado, trofeo de un cazador furtivo. ¿Podrá hallar un refugio antes de ser interceptado por la guardia real?.

Ver perfil de usuario http://keyla1996.deviantart.com/

Contenido patrocinado


Volver arriba  Mensaje [Página 1 de 1.]

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.